Archives

Coches Eléctricos
España registró su pico más alto en cuanto a la adquisición de vehículos eléctricos/híbridos desde el pasado mes de noviembre hasta febrero de este mismo año. Concrétamente solo Madrid experimentó un crecimiento del 90% en cuanto a lo que venía siendo habitual, registrando un total de 5537 matriculaciones, seguida por Barcelona. Lo que significa, que solo Madrid, ya supone un 36% por ciento del mercado nacional. Al margen de ese pico de subida excepcional, la capital registra alrededor de entre 100 y 200 matriculaciones mensuales. Tiene sentido que la capital española registre el índice más alto de adquisición de vehículos de este tipo, debido a su problemática medioambiental constante, que la ha llevado a implantar protocolos de emergencia para reducir su nivel de contaminación. Además del factor ecológico, los usuarios de estos vehículos están exentos de cumplir con estos protocolos y disfrutan de comodidades tales como aparcar en zonas con limitación horaria y previo pago, de forma gratuita.

 

En febrero de 2016 registró un 2,2% en cuanto a la totalidad de matriculaciones, mismo mes en 2017, un 4,2%.

 

En España, deberían circular alrededor de 300.000 coches eléctricos para 2020, en 2025 el objetivo sería de entre 1,2 a 2 millones y en 2030 sería de entre 4,4 y 6 millones, eso es si España quiere cumplir lo pactado con la Unión Europea. Supondría una inversión estimada de 650 millones de euros anuales hasta 2030, calculando incentivos y puntos de recarga.

 

En este sentido, varios países vecinos nos llevan la delantera, no hay que irse muy lejos. Un buen ejemplo de ello es Andorra, considerado 3º país del mundo en cuanto a presencia de coches eléctricos se refiere. Este dato se ve motivado por las subvenciones e incentivos fiscales. Noruega y Holanda encabezan la lista, el primero registrando un 23% del mercado automovilístico total en matriculaciones de coches eléctricos, lo que supondría unos 30.000 vehículos más o menos. El segundo es Holanda, con un 10% de matriculaciones de coches eléctricos respecto al total de matriculaciones del país. Andorra les sigue con un 5%, muy lejos de España, que solo cuenta con un 0,2%.

 

Índice de penetración de vehículos eléctricos

 

En el caso de Andorra, los usuarios de coches eléctricos disfrutan de una serie de ventajas significativas para impulsar su compra. Disfrutan de ventajas fiscales y subvenciones en la adquisición de estos vehículos, zonas de aparcamiento exclusivas, subvenciones del 50% en la implantación de puntos de recarga domésticos. Lo que además de todo la sitúan como líder mundial en cuanto a la disponibilidad e instalación de puntos de recarga. Se estima que en los próximos años Andorra disponga de un parque de 500 vehículos eléctricos, lo que supondría 1 punto de recarga por cada 14 vehículos, tras ella iría Suecia, con un resultado de 1 punto por cada 40 coches y Francia o Noruega, que de cada 100 vehículos, disponen de 1 punto de recarga.

 

Ventajas disponibles para usuarios de vehículos eléctricos en Andorra

 

Por citar algunas ventajas, en Noruega los usuarios de vehículos eléctricos no pagan los impuestos relacionados con la automoción, ni tampoco peajes, y disponen de muchos puntos de carga públicos y gratuitos.

En España, actualmente existen 1700 puntos de recarga en la vía pública, frente a los 18.000 de Holanda o los 7.000 de Noruega. Para cumplir su compromiso con la U.E, en 2020 deberían disponer de al menos 4000 puntos, 45.000 en 2025, y 80.000 puntos de recarga en 2030.

Aquí, los vehículos eléctricos son entre un 5% y un 24% más caros que los convencionales, ya que los incentivos son casi inexistentes comparado con los países ya nombrados, que gracias a sus ayudas públicas el precio ha sufrido una disminución en su precio de entre el 15% y el 27% respecto al vehículo convencional. Aquí en España, desde 2009 los incentivos apenas llegan a los 40 millones, ayudas que se han agotado antes de la finalización del ejercicio.

Ciudades Sostenibles, Coches Eléctricos, Modelos Coches Eléctricos

ECOMOV, el primer congreso de movilidad sostenible celebrado en el Museo Príncipe Felipe de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, dirigido tanto a profesionales como a empresas y particulares, organizado por Las Provincias.

Este primer congreso de ECOMOV tenía como fin informar de las ventajas de los vehículos eléctricos y de bajo consumo. Para ello, contaron con veinte participantes entre ponencias y mesas redondas, que explicaron entre otras cosas, las ayudas o bonificaciones por y para la adquisición este tipo de vehículos, nuevos modelos de negocio para un mundo sostenible o los nuevos retos de la industria automovilística. Read More

Coches Eléctricos, Modelos Coches Eléctricos

Muy buenas amigos, continuamos hoy con otro vehículo eléctrico de la marca Renault, la famosa Kangoo, líder indiscutible del segmento industrial.

La Kangoo, en su versión de combustible fósil, ha sido y es uno de los vehículos industriales más importantes en los últimos años. No es de extrañar que Renault haya considerado esta furgoneta como más que importante a la hora de introducir los vehículos eléctricos en el mercado. De hecho, después del Twizy, modelo ya comentado aquí en RecargadeCochesEléctricos.com, la Kangoo versión eléctrica es el vehículo eléctrico más vendido por Renault, habiéndose matriculado en España hasta julio de este año un total de 116 unidades, según datos de la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (ANIACAM).


La Kangoo despunta por su amplia capacidad de carga, además de una conducción muy cómoda que en su versión eléctrica no pierde.

Aunque es evidente que la Kangoo es un vehículo profesional, no debe de dejar de ser cómodo, por lo que Renault mantiene en la versión eléctrica una atmósfera de trabajo agradable, ganando espacio por las peculiaridades conocidas de los vehículos eléctricos:

Si seguimos echando un vistazo al interior, nos llama la atención un cuadro de mandos muy parecido al del Fluence, bastante alejado de la sofisticación característica de otras marcas, como Nissan:

La toma de carga se encuentra en el morro, ligeramente desviada a la derecha para no interponerse con el logo de la marca. En la mayoría de los eléctricos, suele ponerse a uno u otro lado, emulando a sus primos de carburantes fósiles, pero hay que tener en cuenta que la Kangoo, al ser un vehículo de carga, necesita tener el espacio trasero lo más despejado posible.

Si os fijáis bien en esta imagen detallada de la entrada del enchufe, estamos hablando de un trifásico, por el que Renault ha apostado en su primera gama de vehículos eléctricos. Aquí, teniendo en cuenta el perfil profesional de la Kangoo, se pueda entender, lo que no entendíamos con el Fluence. De todos modos, para sus próximos modelos Renault va a cambiar la tendencia, consciente de que ahí ha cometido un error.

En definitiva, la Kangoo es una apuesta segura si deseas un vehículo práctico, con muchas buenas características en su gama que ahorra dinero en combustible y no tiene nada que envidiar a ningún vehículo de combustión si no tienes que hacer kilometraje.

Nos vemos por aquí o en Twitter, ¡sed buenos!

El coche eléctrico ya ha triunfado. Es un hecho. Y no me he adelantado hasta el siglo XXII, sino que estoy escribiendo, como no podía ser de otra manera, desde el año 2012 de nuestra era. Los prejuicios y la incredulidad de los usuarios y los intereses de las petrolíferas han ido debilitándose para dejar paso al simple razonamiento siguiente: ¿por qué tengo que dejarme un riñón cada vez que lleno el depósito de mi vehículo? Pues porque tú quieres, ni más ni menos. Aquí te presento la revolución en la movilidad urbana, el primer paso que necesitamos dar para cambiar el chip.

Seguimos después del salto.
Read More

Hola de nuevo amigos, hoy hablaremos sobre el coche eléctrico que más promete de todo el mercado nacional, el Leaf de Nissan, un coche manejable para espacios urbanos y con unas prestaciones difíciles de igualar. Aquí lo tienes:

Nos acercamos al concesionario Nissan donde vamos a probar el Leaf, habiendo contactado previamente con un comercial, que nos atiende de modo muy cercano. Nos sentamos los tres miembros del equipo de Recargacocheseléctricos.com y lo probamos por turnos, aquí van algunas sensaciones:

– El tamaño es el ideal para circular por ciudad, con una excelente dirección asistida que nos permite hacer las maniobras pertinentes.

– El cambio de marchas es mucho más sencillo que el del Renault Fluence -con posiciones de punto muerto, estacionamiento (freno de mano), delante y detrás-. Al principio choca por su apariencia -absolutamente redondo- pero luego es muy fácil de manejar.

– Un cuadro de mandos muy ambicioso con muchísima información, a destacar el sistema de Nissan que permite saber el ahorro en combustible al segundo. Además, podremos competir con otros usuarios del Leaf en ahorro con estadísticas comprobables a través de internet. Con todo, el Leaf tiene un sistema de recarga de las baterías por inercia en la frenada, como los trenes de alta velocidad.

– El coche es muy cómodo de conducir, y a pesar del tamaño, los pasajeros tienen espacio de sobra. A destacar el diseño de la ubicación de la batería que no invade el lugar del quinto asiento. Aquí tenéis una vista de las entrañas del coche, fijaros en que resulta más limpio a la vista que cualquier otro vehículo de combustible fósil:

– Respecto a la carga del coche, os muestro las entradas -ubicadas en la parte delantera-. Si os fijáis, veréis que tenemos dos enchufes: a la izquierda, tapado, el monofásico normal; el de la derecha, para carga en trifásico.

El Nissan Leaf responde a las necesidades de un usuario urbano, que quiere ahorrar y encontrar fácilmente aparcamiento. Está muy bien equipado, fijaros en el navegador de serie incrustado en el panel. El problema, como casi siempre, el precio. Todavía no es competitivo, pero lo será.

Mañana, más. ¡Sed buenos!

Estimados amigos de RecargaCochesEléctricos.com, hoy vamos a hablar de la berlina eléctrica de Renault.

Como bien sabéis, desde el equipo de RecargaCochesEléctricos.com estamos realizando un esfuerzo para acercar al gran público todo aquello relacionado con el mundo de los vehículos eléctricos, apostando por un medio de transporte más limpio. Este es el primero de varios monográficos sobre los diferentes modelos que actualmente están a la venta en nuestro país.

A simple vista, el Renault Fluence parece una evolución poco cuidada del Megane, pero conforme nos acercamos a él podemos comprobar unas líneas elegantes que dan muy buena sensación. Desde el exterior ya comprobamos que Renault ha apostado por un señor coche al fabricar este vehículo con una embergadura importante que no tiene nada que envidiar a otro modelo del mismo segmento en versiones de combustibles fósiles.

En cuanto al interior, observamos una cuidada tapicería tipo piel muy elegante que ofrece un ambiente confortable y sofisticado.

Tras hacer una primera inspección del vehículo, desde el concesionario nos dejan las llaves, pasamos a probar la experiencia de conducción del Fluence, ¿me acompañas?

Después de habernos acomodado en el asiento del conductor y colocarnos los espejos en un grado cómodo, nos damos cuenta que podemos ajustar también la inclinación del volante. El salpicadero se nos presenta con unas líneas redondeadas que hacen juego con el resto del coche, y un cuadro de mandos muy poco futurista que no rompe con la esencia que Renault quiere transmitir en este modelo.

El arranque del coche responde, como no podía ser de otra manera, al común denominador de los vehículos eléctricos: silencio absoluto. La conducción del coche eléctrico es muy similar a la de un automático de carburante fósil, con una palanca de cambios con tres posiciones posibles: estacionamiento, adelante y detrás. Es importante comentar una obviedad: sólo hay dos pedales, que se deben de manejar ambos con el pie derecho, acelerador y freno. Para salir debemos poner la marcha correspondiente (detrás o delante), manteniendo el pie en el freno, para evitar la salida automática. De forma suave, vamos apartando el pie, y comprobamos la pausada aceleración del Fluence. Hacemos las maniobras pertinentes (intercalando las marchas) y por fin salimos a la calzada gracias al ligerísimo sistema de dirección asistida.

Una vez acostumbrados a la cadencia de la conducción tras los primeros metros, nos invade una clara sensación de estabilidad. El cuadro de mandos nos brinda poca información en crucero: estado de la batería, rendimiento de la misma y velocidad. Tras parar en un semáforo nos damos cuenta de una cierta dureza del freno de pie, que contrasta con el excelente sistema de aceleración que impide la salida brusca.

La experiencia por ciudad es muy cómoda, sin embargo, por carretera, la sensación es un tanto pobre, ya que de semejante coche se espera una mayor potencia, que se queda corta con sus alrededor de 85 caballos y una velocidad punta de 115 km/h.

Tras haberlo estacionado y apagado, nos fijamos en los detalles. La batería está situada debajo del maletero, lo que impide que, a pesar del tamaño del coche, nos encontremos con una gran capacidad del portamaletas. El sistema de carga está situado a la derecha, como si fuera la entrada de una pistola de gasolinera.

Como conclusiones, podemos decir que el Renault Fluence se ha diseñado con mucha ambición, desarrollando un gran coche que quizá no se corresponda muy bien con las necesidades de un usuario urbanita, por su considerable tamaño, además de contar con las actuales limitaciones de duración de batería que impiden realizar trayectos largos.

El precio es uno de los grandes atractivos, puesto que con la subvención del Estado podemos conseguirlo por 24.000 euros. La trampa reside en la apuesta de Renault por el alquiler de las baterías (cuyo precio difiere según el kilometraje).

En definitiva, nos encontramos con un coche que da gusto conducir, pero que yo no me compraría.

¡Un saludo y hasta el próximo artículo!