Archives

Coches Eléctricos

Hace un tiempo ya que se habla sobre las ventajas y la capacidad de los coches eléctricos, todo lo que pueden hacer por el medio ambiente y lo que supone su motor 100% libre de CO2. Ahora bien, no se había visto como algo más que un coche, hasta que se propuso la tecnología V2G.

V2G supone a las siglas Vehicle to Grid, en español, del Vehículo a la Red, esta tecnología, permite reinventar el concepto de “vehículo eléctrico” y colocarlo en una nueva perspectiva de almacenamiento energético, es decir, coches eléctricos que puedan almacenar energía y luego devolverla, en pocas palabras, que tengan una relación bidireccional con la red conectada.

¿Cómo funciona?

Gracias a los puntos de recarga, los coches eléctricos incorporan la energía cuando se encuentran conectados a la red eléctrica y acumulan en sus baterías la energía para, posteriormente, ser utilizada mientras el vehículo está en un desplazamiento.

Así pues, luego de esta sencilla explicación, se maneja la idea de darle literalmente, otra perspectiva, y otorgarle al coche eléctrico el protagonismo como dispensador eléctrico, es decir, que pueda devolver y suministrar la electricidad a la red eléctrica doméstica que ha almacenado. Es así, como se convierte entonces en una relación bidireccional donde el vehículo y la red eléctrica alternan el papel protagonista con la energía como nexo común.

La tecnología V2G permite el almacenamiento desde las baterías de los vehículos eléctricos a la red en las horas valle (cuando el kWh es más económico) y la recuperación de la electricidad en las horas punta (El kWh es más caro).

almacenamiento coches eléctricos
Funcionamiento del sistema V2G

Lo que pretende la V2G, es crear una infraestructura hoy inexistente, donde todos ganan: los propietarios de los vehículos, las empresas eléctricas, la sociedad y el planeta.


Ciudades Sostenibles, Recarga Vehículos Eléctricos

Acostumbrados a los rápidos repostajes de los coches convencionales, los nuevos usuarios de los coches eléctricos, y aquellos que piensan en comprase uno, ven como una desventaja a tener en cuenta el hecho de que deban dejar varias horas cargando su coche para poder seguir usándolo.

¿ No sería ideal que el coche pudiera cargarse mientras recorremos una autopista o mientras estamos parados en un semáforo? Pues bien, estas ideas, hasta hace poco utópicas, pueden llegar a nuestras vidas antes de lo que pensamos.

Actualmente son varias las empresas que investigan los sistemas de carga inductiva para los vehículos, los cuales son inalámbricos ya que el campo magnético generado por las bobinas del sistema es el encargado de cargar nuestros coches. Así pues, se trata de un sistema de carga muy cómodo para el usuario ya que simplemente con colocar el vehículo sobre el aparato la carga comenzará automáticamente.

2987383_orig

Aunque esta tecnología es muy prometedora, antes de lanzarse al mercado deben superarse algunos problemas como son el posible calentamiento de las partes metálicas del automovil, que originaría problemas de seguridad, la perdida de eficiencia en la transmisión de energía con respecto al método tradicional cableado o el impacto sobre otros sistemas electrónicos del vehículo, como el equipo de navegación, el cambio automático de marchas o el freno regenerativo.

La aplicación de esta tecnología en las carreteras permitiría reducir el tamaño de las baterías de los coches sin comprometer su autonomía y, aunque resultara muy costosa a nivel económico, sería un paso importante hacia las “smart cities”, llamadas a ser la base de nuestro futuro.